PLACA PARQUE CROACIA DE ANTOFAGASTA (De Monumentos Nacionales)

14-12-17

 

En el Parque Croacia de Antofagasta, a un costado de la costanera Avenida República de Croacia, a la altura de su intersección con calle Espronceda, se ubica este monumento.

 

 

Consiste en un monolito de concreto sobre una base del mismo material, todo pintado de blanco. En la cara frontal del monolito se empotra una placa de mármol que reseña brevemente la historia de la migración croata a estas tierras, con un texto de Tonko Obilinović. Fue inaugurado el 21 de octubre de 2005, con el patrocinio de la  Municipalidad de Antofagasta y la Colectividad Croata de Chile.

 

La inmigración croata a Chile está determinada por las circunstancias políticas y geográficas de esta nación eslava, hoy llamada República de Croacia.

 

Antes de la Primera Guerra Mundial, el territorio croata era la línea de frontera entre los imperios Austrohúngaro y Otomano, por lo que, en el período de desmoronamiento de estos imperios, muchos croatas huyen de la guerra hacia otras partes de Europa y también hacia América.

 

Durante el lapso de entreguerras, en la península balcánica se forma el Reino de Yugoslavia, agrupando a croatas, serbios y eslovenos.

 

 

Esta monarquía se hace parte del eje nazi-fascista durante la Segunda Guerra Mundial, pero con la entrada del Ejército Rojo a Alemania y la caída del Tercer Reich se conforma en los Balcanes la República Socialista Federativa de Yugoslavia, compuesta por seis repúblicas: Croacia, Serbia, Macedonia, Montenegro, Eslovenia y Bosnia- Herzegovina.

 

En los años 90, con la disolución del bloque socialista, la península balcánica entra en un cruento período de guerras civiles, con episodios brutales de genocidio étnico.

 

En 1992 la comunidad internacional reconoce la independencia de la República de Croacia, que hoy es parte de la Unión Europea y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

 

En los distintos movimientos migratorios desde Croacia a Chile, mayormente producidos por causa de las guerras, se asientan en cuatro ciudades principales: Punta Arenas, Santiago, Antofagasta e Iquique, siendo la primera la que reúne a la colonia croata más numerosa.

 

Se calcula que a principios del siglo XX, en la región de Tarapacá había unos 300 croatas, la mayor parte de la isla de Brač y de Dalmacia continental.

 

Volver