NIKOLA ZRINSKI, UN GRAN HÉROE CROATA (Extractado de Croatiaweek)

4-10-19

 

 

El heroísmo y el amor a la patria y la autodeterminación del noble y general croata del siglo XVI, virrey de Croacia, cuando Croacia era parte del imperio austrohúngaro, el conde Nikola Zrinski (también conocido como Nikola Subić Zrinski o Nikola Zrinski de Sziget) (1508 -1566), están bien arraigados en la gloriosa historia del pueblo croata.

 

Aunque Nikola  luchó valientemente contra los otomanos durante años, fue su muerte heroica la que lo convirtió en un apreciado héroe cristiano europeo. La batalla de Sziget (Szigetvar) también se conoce en la historia como la batalla que salvó a la civilización.

Su heroica muerte en Sziget impresionó profundamente a sus contemporáneos. El culto a Nikola Zrinski también surgió entre croatas y húngaros.

 

En la primera mitad del siglo XVIII, Nikola Zrinski,  en la Alta Hungría (actual Eslovaquia), fue celebrado como modelo de un guerrero fiel y sacrificado al servicio de su gobernante.

 

A principios del siglo XIX, se enfatizó su papel como defensor del cristianismo. En este momento, una de las nuevas plazas en Zagreb lleva el nombre de Nikola Zrinski, y también algunas otras ciudades, como Koprivnica y Krizevci, nombraron a sus plazas en honor al héroe zsigetiano.

El mismo año, el sacerdote católico, historiador, y más tarde primer rector de la Universidad de Zagreb, Matija Mesić, publicó el primer libro de historia croata sobre el héroe szigetiano.

Para Stjepan Radić (político croata que unió a los campesinos croatas como una fuerza política viable en la lucha contra el sindicalismo con otros estados por un reino yugoslavo y fusilado por radicales serbios en el parlamento de Belgrado en 1928). Zrinski fue un símbolo de identidad croata.

 

Este año 2019, Zeljko Zidarić, un croata canadiense, publicó en versión ‘’Kindle’’ su libro sobre Nicola Subić Zrinski titulado "Como solo los hombres verdaderos, como Nikola Zrinski, pueden permanecer hasta el final en Sziget’’, dedicando su libro "A los héroes de la guerra nacional croata 1991-1995".

Cuando se le preguntó qué lo motivó a investigar a Nikola Zrinski, Zidarić respondió: “No siempre me ha interesado la historia. Inicié este proyecto al comenzar a escribir un libro sobre gestión empresarial. Mientras investigaba el tema, me encontré con discursos que Zrinski dio a su gente, al comienzo y al final del asedio. Me sorprendieron sus palabras. Comencé a investigar todo lo que pude al respecto, aprendí sobre el asedio, Süleymân, los Habsburgo, examinando a toda la familia Zrinski. Me fascinaron las historias de nuestros héroes del pasado, más aún, porque cuando era niño, esas historias no estaban disponibles para mí y no podía encontrar casi nada sobre mis antepasados. Entonces, decidí escribir un libro, del tipo que desearía tener cuando era joven”.

En cuanto al aspecto favorito de su historia, en Zrinski, Zidarić resumimos lo siguiente dicho para el periódico croata Vecernji List: Su esencia es que es una historia de honor, integridad, fidelidad, coraje y sacrificio desinteresado.

Por supuesto, para mí está claro que mi historia es romántica pero, lo que más aprecio de Zrinski y de sus hombres, es que fueron ejemplos reales de nobleza y heroísmo. Incluso al final, cuando la esperanza de salvación desapareció y sabían que no podían durar más, eligieron una muerte honorable en lugar de rendirse. Esta historia es un poco como la historia de David y Goliat: nosotros, como un ejército más pequeño y más débil, hicimos algo increíble frente a una fuerza como la de Süleymân. Soportamos y no nos rendimos y, aunque fallamos en nuestro plan, logramos debilitar significativamente las fuerzas del Sultán. Se trata de una gran historia real, ¿por qué no contarla? Quiero que el mundo sepa que Croacia no es una "terra incógnita" de la historia europea".

 

 Zeljko Zidarić

 

El 1 de agosto de 1566, mientras el Sultân Süleymân marchaba hacia Sziget, con un ejército de más de 120,000 soldados, Nikola Zrinski les habla a sus 2,300 soldados y les promete:" Yo, Nikola Zrinski, juro solemnemente, ante todo a Dios todopoderoso, ante su majestad, nuestro glorioso rey, ante nuestra Patria, sufriente y atormentada y ante Uds. mis valientes caballeros reunidos aquí conmigo, que soportaré con Uds. todo lo que pase, ya sea bueno o malo. Nunca les abandonaré. Lucharé y sufriré a vuestro lado, y juntos venceremos o moriremos. ¡Ayúdame, Dios!”

 

El 7 de septiembre de 1566, después de casi 7 semanas de brutal asedio, Nikola Zrinski habla una vez más con sus soldados, ahora solo escasos 180, sin ninguna esperanza de victoria. Con solo dos opciones disponibles, rendición o muerte, Zrinski dice a sus hombres: “No deshonraré el juramento que hice al principio ... ¡He vivido libre y moriré libre! Por lo tanto, quiero ser el primero en ir, delante de Uds., y me seguirán. Lo que yo hago, Uds. hacen lo mismo, como solo los hombres de verdad pueden hacerlo. ¡Créanme, mis amados hermanos, hasta la muerte nunca los abandonaré!

 

Esta es la historia sobre lo que sucede entre esos dos discursos, el de 1 de agosto y el del 7 de septiembre, cuando una fuerza imparable (la drel Sultân Süleymân), golpea a una persona casi inamovible (Nikola Zrinski) en la fortaleza de Sziget, en la frontera entre Europa y el imperio Otomano invasor, en 1566. La valentía de Nikola Zrinski y la de sus soldados desvalidos, que luchan contra una fuerza abrumadora, se puede comparar con héroes como Leonidas luchando para proteger a Grecia de la invasión persa en las Termópilas, y William Wallace protegiendo a Escocia de la conquista inglesa, ambas fusionadas en una sola.

 

De Nikola Zrinski y la defensa de Sziget, se dijo:

 

El cardenal Richelieu, estadista y ministro del rey Luis XIII, llamó al Asedio de Sziget: “La batalla que salvó a la civilización” y también escribió: “Se necesitaba un milagro para que Europa sobreviviera, y este milagro ocurrió en Sziget. La cuestión se decidió en Sziget:  la cruz o la media luna, lo que dejarían una marca indeleble durante siglos en las principales partes de Europa".

 

Los otomanos que lucharon contra Zrinski, también lo respetaron. El historiador otomano İbrahim Peçevi escribió: "El jefe de la fortaleza, Nikola Zrinski, era un famoso kâfir (infiel) con una gran reputación por su heroísmo".

 

Si bien existen numerosos relatos históricos del asedio en los idiomas croata, húngaro y turco, no ha habido una historia definitiva en inglés, hasta ahora. Después de casi tres años de investigación y recopilación de detalles, encontrados en una multitud de fuentes, la historia ahora se cuenta con más detalles que en cualquier idioma hasta la fecha.

 

Esta historia, como una vieja pintura dañada, requirió algunas reparaciones para transmitir la magnitud del asedio y hacer que la historia sea más atractiva, pero se mantiene un alto nivel de historicidad al garantizar que los elementos creativos se alineen con el espíritu del evento y el tiempo. A primera vista, esta historia, debido a su formato puede parecer ficción histórica, pero en gran medida no lo es.

 

Ina Vukić

Volver