HADAS Y BRUJAS DE KLEK ________________

14-9-21

 De la Revista Male Novine

 

Sobre la montaña Klek, al lado de Ogulin, hay muchos cuentos y leyendas. De lejos esa montaña se parece a un enorme anciano durmiendo. La cima de Klek, con sus peñas empinadas y altas, es un lugar ideal para las hazañas alpinistas. Los alpinistas lo aprovechan, pero, lamentablemente, hasta ahora en Klek perecieron varios escaladores. Muchos murieron de una manera inusual. Se les enredó la cuerda alrededor del cuello y se ahogaron o se inclinaron de la cima de la roca y se despeñaron.

 

Los inusuales accidentes alpinistas de ese tipo todavía inspiran cuentos sobre las hadas y brujas que viven en Klek. Hasta los montañistas de Ogulin hicieron una broma poniendo en la entrada de su refugio de montaña un letrero grande: "Bienvenidos al imperio de hadas y brujas".

 

El cuento nació en los tiempos antiguos, por allá en el siglo XVI, cuando desapareció la novia del héroe Marko, quien era la mano derecha del conde Frankopan, el señor de estos lugares. Un día Marko fue a visitar a su novia, pero en la fuente se encontró con su madre llorando. Cuando preguntó dónde estaba su novia, la madre le contestó que las hadas la habían llevado a la cima del empinado Klek. Marko fue a buscar su espada y partió a Klek a liberar su novia. Era tan valiente en su persecución de los fantasmas que el pueblo dejó anotado su heroísmo en los versos:

 

"Por donde Marko las hadas perseguía,- Por allá las brujas de Klek chillaban".

Marko logró hacer lo que se había propuesto y liberó a la novia. Desde entonces las hadas y brujas ya no se atrevan bajar de Klek, pero por eso en sus peñas formaron su imperio y se vengaban de cada uno que llegaba a esos peñascales. En la región de Ogulin todavía hay gente que cree en las hadas y brujas que viven en Klek y los mencionados accidentes de montañistas ¡os toman como confirmación de su creencia.

 

Volver