La “Fjaka”, secreto de los croatas para vivir bien y aplicar en nuestras vacaciones

 

 

A propósito del período estival que, para muchos, significa el pronto inicio de las esperadas vacaciones, resulta muy interesante tratar de describir y practicar el “fjaka” en nuestro tiempo libre, un concepto presente en la vida de los dálmatas, sinónimo de sentirse bien y relajado, nada mejor para olvidarse del estrés y recargar energías.     

 

Fjaka, es un término que los dálmatas explican como un estado relajado del cuerpo y la mente, puede describirse mejor como la “dulzura de no hacer nada” o estar en un “estado de ensueño”. La gente en Dalmacia valora este estado altamente. A algunos incluso les gusta creer que Fjaka ayuda a curar enfermedades y te hace ver y sentirte más joven.

 

Los dálmatas encumbran al “fjaka” como una parte esencial de su carácter, algo que influye en las acciones, comportamientos, personalidades y, en definitiva, las vidas de toda una población.

 

El poeta croata Jakša Fiamengo describe el “fjaka” como una leve inconsciencia, un estado más allá del yo o -si se quiere- profundamente dentro del yo, un tipo especial de inmovilidad general, somnolencia y entumecimiento, un cansancio e indiferencia hacia todas las necesidades importantes y auxiliares, un estupor y una pasividad general en el viaje hacia la nada. No se puede aprender. En Dalmacia se considera un regalo de Dios. Se debe experimentar para comprender su significado, podría parecer que el “fjaka” es el secreteo de los croatas para vivir bien y sentirse en un estado de felicidad, un estilo de vida al que todos deberíamos aspirar.

 

Los dálmatas se muestran orgullosos por su habilidad para desconectarse. Es la mentalidad perfecta para unas vacaciones, para salir del estrés, nada mejor para ellos que pensar en el hechizo del mar Adriático, el fuerte sol dálmata y el “fjaka” para contrarrestar sus efectos.

 

Fjaka es para todos porque es natural y muy fácil de practicar. Para entrar en “fjaka”, los croatas simplemente aconsejan recostarse en un lugar cómodo, por ejemplo, bajo la sombra de un árbol o una cama, quizá sentado en una silla en un balcón frente a un hermoso lugar, relajarse y no moverse. El objetivo es gastar la menor cantidad de energía y tratar de no pensar, porque el pensamiento interfiere con este estado de placentero letargo.

Seguir leyendo

 

 

 

 

BUSCAN TRABAJO

ALEXANDRA STIPICIĆ: Licenciada en Ciencias de la comunicación social. Experta en comunicaciones externas e internas, dirección de proyectos, redacción, diseño y planificación de objetivos estratégicos, manejo comunicacional, resolución de problemas, negociaciones. Bilingüe castellano-inglés, castellano-francés. VER CV

 

PAULA VILLASECA: Antropóloga cultural, especializada en comunicaciónes (difusión de contenido patrimonial, educación, capacitaciones y comunicación intercultural, de utilidad en el área de Relaciones Públicas). Bilingüe castellano-inglés. VER CV